Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Pide tu Personaje de la Historia
Sáb Mar 01, 2014 12:41 pm por Alexa Do Baker

» #Registro de Avatar
Vie Feb 07, 2014 7:06 pm por Alexa Do Baker

» Tablo Jang
Dom Nov 03, 2013 8:13 pm por Tablo Jang

» Aviso de Code Geass: Endless Dark
Mar Dic 11, 2012 5:13 pm por Invitado

» Norwich (Recien abierto) {NORMAL}
Vie Sep 21, 2012 5:29 pm por Invitado

» Lancer University {elite
Jue Jun 28, 2012 8:22 am por Invitado

» Burlesque: A Secret Life {Afiliacion Elite}
Sáb Jun 23, 2012 2:00 pm por Invitado

» † Relaciones de Tebaldo †
Miér Jun 20, 2012 8:12 pm por Daiana Andrea

» Dangerous Games +18 Afiliación Normal
Sáb Jun 02, 2012 1:27 pm por Invitado

Licencia
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
Foro sin fin de lucro. Todo al respecto de la trama y los personajes cannon son adaptaciones de la serie original Romio × Jurietto, un anime basado en la obra clásica de William Shakespeare, Romeo y Julieta, creado por COM de la editorial Kadokawa Shoten. Los personajes inventados pertenecen enteramente a sus usuarios. Edición gráfica por Julieta y Cordelia Capuleto, Benvolio y Tebaldo Montesco; skin actual por Benvolio Montesco y *Dreaming Away*. Todos los derechos reservados a sus respectivos autores.

Expediente: Alastair Kiev Michaelson.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Expediente: Alastair Kiev Michaelson.

Mensaje por Alastair K. Michaelson el Lun Ene 02, 2012 12:06 am


¤Nombre:
Alastair Kiev Michaelson.
¤Edad:
22 años
¤Status Social:
Mal Viviente… Que vive bastante bien…
¤Raza:
Humano.


I'm not complicated,
People are just Stupid.

–Espera, espera. Deja de desvestirte. Vamos a aclarar algo, ¿vale?
– ¿Qué pasa?
–Aquí, entre nos. Esto es sólo sexo, ¿entendido? A mí, mañana ni me busques ni me esperes, y eso es lo mismo que yo haré.
–Pues… Vale.
–Buena chica. Ahora sí, ven acá.

Cero responsabilidades, por así decirlo. Alastair se ha acostumbrado a librarse de los problemas, evitar todo tipo de relación interpersonal. Lo ves una noche con una rubia y a la siguiente con una pelirroja. No tiene ningún gusto definido en mujeres, aunque siempre ha dicho que las morenas le resultan más seductoras. Detesta los compromisos, y si se ve envuelto en alguno, no dejarás de oírlo quejarse y maldecir.

– ¿Te conozco? Creo que te he visto en alguna parte…
–Tal vez. ¿Sueles emborracharte o tener sexo con desconocidos a menudo?

El alcohol y el sexo son dos cosas que fascinan a Alastair. No necesita esforzarse mucho para conseguir lo que quiere, puesto que lo que exige no es mucho, si se ve desde una perspectiva generalizada. A pesar de eso, Alastair nunca ha pagado por una prostituta, ni ha hecho un encargo de ese estilo. No le parece “jugar limpio”, en todos los sentidos de las palabras.

–Oh…. ¡Mida lad edteditad!
–Vamos Kiev… Estás borracho como una cuba…
– ¿Quieded pedea caón? Débame… Débame ahugabme…

Alastair es un alcohólico empedernido. Adora despertarse con resaca y descubrir algún cardenal nuevo, y comprobar, con satisfacción, que sigue vivo. Al contrario de la mayoría de los borrachos, Alastair no arma mucho escándalo, al contrario, se vuelve incluso más apático y huraño de lo habitual.

–Oye, Kiev, ¿me prestas el sable de funda negra?
–Uhm… Mjm…
– ¡Gracias!

– ¿Y tú qué carajos haces con mí sable?
–Pero hombre… Si le lo prestaste...
– ¿A sí? Pues retiro lo dicho, venga, dámelo.

Así como alcohólico, Kiev tal vez lee demasiado. Y cuando una lectura lo absorbe, te verás incapaz de sacarlo de ésta. Fácil aprovecharse de éste tipo de cosas, sabiendo que él no prestará mucha atención, ni te negará cosas que en cualquier “otro” estado no te permitiría.

–Oh… Mi hermano, mi pobre hermano…
–Uhm… Sí, bueno, ¿nos vamos ya?
– ¡Se murió! Ha muerto… No va a volver…
–Oye, mira, lo siento… O bueno, no, olvídalo, no lo siento. Pero si no mueves el trasero, te aseguro que vas a acabar igual.

Alastair es incapaz de sentir cualquier tipo de compasión. Demasiado egoísta, envuelto en sus propios asuntos, como para percatarse del dolor de los demás. Ni el suyo, vaya. Todo problema que tenga y desgracia que sufra, la guardará en algún lugar de su retorcida mente, y nunca lo oirás externar sus preocupaciones. Alguien se murió, ¿y qué? Gente muere todos los días. Nunca ha entendido por qué la existen frases tales como “lo siento”, o “comparto tu dolor”. Tal vez, sin lugar a dudas, será porque él ya ha sufrido demasiado, como para cargar con el dolor de los demás.

–Oh… te amo, ¿sabías eso? ¿Me amas tú?
–Ah... No... Me tengo que ir ya. Adiós.

Amor, junto con compasión, es otra cosa que este muchacho nunca ha aparentado sentir. Una noche está bien, pero hasta ahí. Es más, este tipo de situaciones llegan a ponerlo extremadamente nervioso.

–No se puede entrar por ahí. Se te abalanzarían.
– ¿Apostamos?
–Kiev…
–No me vengas con esas, joder. Ésta es una de las razones por las que trabajo solo. Ahora, o entramos por las ventanas, o no entramos.

Cabezota y fanático de las apuestas. Confía ciegamente en su criterio y experiencia, y por lo general, no suele equivocarse. No duda en disparar, ni le tiembla la mano al empuñar. Cuando el dicta algo, se tiene que cumplir, ya sea por las buenas o las malas. No le gusta trabajar en equipo, porque eso significa deliberar, debatir y decidir las cosas entre dos. Aunque bueno, no hay muchos cazadores, y los que hay y lo conocen, realmente no gustan trabajar con él.

– ¿Michael?
–Siento decepcionarlo, pero Michael está muerto. Yo mismo estuve en su último lecho.
–Michaelson…
–El mismo. Ahora, si me permite, mi turno se ha acabado.

Si hay algo que Alastair aborrece es que la gente mencione a Michael, su difunto padre, o su pasado en general. Si has cometido el error de confundirlo de tal manera, o averiguar y exponer algo que lo envuelva, olvídate de un buen trato. Se mostrará de la manera más cortante y frívola, pero sin dejar de lado los buenos modales. Por otro lado, Alastair nunca llamó a Michael como “papá”. Lo tenía estrictamente prohibido, y dicha costumbre se le quedó. Entre muchos magos es conocido {y a veces temido} como Michaelson, el hijo bastardo de un lunático. Pero Alastair detesta que lo reconozcan, o que le presten cualquier tipo de atención.

–Bromeas, ¿verdad? ¿No tenías idea? ¡¿No tenías ni la más puta idea?!
–Kiev, hermano, cálmate…
– ¿Calmado? ¡Estoy bien pinche calmado, carajo! ¿No ves que no te he rebanado la puta cabeza?
–Hombre, tranquilízate. Ya lo solucioné, ¿ves?
–Hijo de tu… Mierda.
– ¿Ahora qué, Kiev?

En primer lugar, Alastair suele presentarse a sí mismo como Kiev. Pocos, y sólo sus más cercanos, conocen su primer nombre. En segundo… Bueno, creo que es bastante obvia su afición por maldecir. Cuando se exaspera, cosa muy fácil, las groserías salen de su boca como un río, a raudales. Esto lo aprendió de su padre, un maldecido y malhablado singular.

–Oh vamos… No tú de nuevo…
– ¿Te conozco?
–Verano de hace tres años. Me dejaste libre a cambio de que te mostrara una salida del búnker.
–Ah… Ya, ya te recuerdo. No te preocupes, no cometeré el mismo error dos veces.

Alastair es bueno negociando. No es un cazador extremista, como lo fue su padre, y en cambio, suele seguir el término “quid pro quo”. Algo así como: “Tú me ayudas, yo no te mato”. Pocas veces no cumple ese tipo de promesas. Su conocimiento en el área de la tortura, ya sea humana o de cualquier ser mágico, es vasto y aparentemente ilimitado. Sabe que venas cortar, donde dar los golpes, o en qué partes de la carne enterrar el cuchillo.

Por lo demás, Alastair es bastante sencillo. Con ciertas tendencias misántropas y antisociales. No es machista, pero está seguro de que la gran mayoría de las mujeres son criadas para ser poco más que una lapa en la sociedad, generando hombres igualmente machistas e inútiles. Otra forma de definirlo sería tal vez melancólico, pero más bien esa palabra se le aplica cuando bebe y está borracho. Es muy burlón, arrogante y no cree en el verdadero altruismo. Está seguro de que todos tienen un precio. Desde que lo escuchas por primera vez, es completamente notorio que tiene algo contra el mundo en general. Sus palabras suelen llevar cierto toque de rencor o amargura, o simplemente burla, sarcasmo o ironía.
En ciertas ocasiones es bastante expresivo por medio de los ojos. Sólo es necesario echarles una miradita y sabrás qué tan encabronado está, o cuan preocupado lo mantiene equis asunto. Tiene los pies bastante bien asentados en tierra, no tiene muchas expectativas para con la vida. Desarrollarse, vivir y morir solo y en paz; espera “jubilarse” algún día, y si no formar una familia y vivir en el anonimato, al menos cumplir con lo segundo y ser olvidado por la Historia.
Cuando se trata de personas… Alastair es complicado con las personas. Generalmente, prefiere su propia compañía y nada más. Con la gente que acaba de conocer es ligeramente frívolo, indiferente. Con sus pocos y verdaderos amigos, sin embargo, se muestra como es, sin reservas. Es protector, aunque no muy cariñoso. Siempre está ahí cuando los suyos lo necesitan, es el tipo de personas de las que recelas, pero sin embargo si te ha prometido algo, no hay porque desconfiar: va a cumplir. Siempre está ahí echar una que otra mano, aunque sea a regañadientes, pero es demasiado orgulloso para pedir ayuda.
En fin, Alastair es lo que se designa como un chico problemático. Irresponsable, cruel, molestoso…

Pero claro, como cualquier otro, Michaelson también tiene su lado amable, a pesar de que nunca lo ha mostrado. Es capaz de amar, sí, como cualquier otro ser humano, y cuando ese sentimiento se despierta en una persona como él, es una hoguera candente, incapaz de ser apagada. Es un hombre pasional en lo que hace y siente, y es por esa misma razón por la que nunca se ha verdaderamente alejado de la cacería. Uno de sus más ocultos secretos es el deseo de encontrar alguien que pueda sustituir la necesidad de adrenalina por medio de “matanza”, y canalizarlo hacia puertos “más seguros”.


Spoiler:
Descripción Física:
1m 80 & algo más, aproximadamente, tal vez incluso llegue al metro noventa. delgado, de espalda ancha y hombros hacia atrás, nunca lo verás con los hombros abajo. Su cabello tiene un corte raso, aunque es notorio que es castaño claro. Sus ojos, de color verde-azul oscuro, son lo único que lo diferencia de Michael, su difunto padre. Tiene la piel ligeramente tostada por el sol, y las facciones marcadas… Bueno, en realidad, todo su cuerpo está bien marcado.
Tiene el cuerpo lleno de cicatrices, desde la punta del dedo gordo, donde una vez se clavó un machete, hasta el cuello, donde a él mismo se le aplicó un poco de su propia medicina… Ante todo, a Alastair se puede considerar como atractivo desde el primer momento en el que lo ves.
Y como todo el cuerpo, Alastair tiene las manos marcadas por diversas cicatrices, e incluso una vez que intentó cortar una manzana casi se rebana medio pulgar… Cómico, como alguien puede rebanar un pescuezo con la facilidad de que éste fuera mantequilla, y es incapaz de pelar correctamente una fruta. A pesar de eso, sus manos son igualmente finas, de dedos alargados y limpios, con las uñas, aunque un poco sobrecrecidas, bien cuidadas. Su común actitud de "todo me importa un carajo" hace que siempre cargue consigo una sonrisa de burla.

¤ Hobbies:
Caza. Caza, caza y más caza. Por otro lado, Alastair disfruta emborracharse y tener sexo.

¤Gustos:
La lluvia.
El frío.
Tocar el piano.
El alcohol
La noche.
El agua en general.
Las mujeres y, claro está, el sexo.
Las explosiones.
El fuego.
Las alturas.
Su trabajo.

¤Odios:
Que no le hagan caso.
Que las cosas se centren en él.
Que la gente indague de su pasado.
La presión.
Que lo molesten.
Que se tomen las cosas demasiado en serio.
La gente hipersensible.
Las chicas obsesionadas.

¤ Datos Personales:
Tiene el sueño ligero, es muy fácil despertarlo.
Le es más fácil dormir de día que de noche.
Desde muy joven aprendió latín.
Nunca cumple un "juramento", sólo una promesa.
Usualmente tiene pesadillas sobre la noche del escape, aunque nunca las ha exteriorizado con nadie.
Siempre lleva consigo algún tipo de arsenal de lo más variado.
Duerme en bóxer (?).

¤ Miedos:
Ver a Michael de nuevo, darse cuenta de que todos sus esfuerzos sirvieron para nada.

¤ Manías:
Morderse el labio inferior.
Es excesivamente sincero.
Cuando se desespera e intenta no maldecir, mira al cielo, buscando algún tipo de señal. A excepción de la vez en la que vio a dos pájaros estrellarse el uno contra el otro, nunca ha encontrado “la respuesta”.
No puede evitar revolverse el cabello o revolvérselo a otros.
Enarca una o ambas cejas.

¤ El Arsenal:
Como ya se ha mencionado, Alastair pocas veces ha tardado menos de media hora en un cateo. A los siete años Michael le regaló un revólver, pero hace mucho ya que éste se deshizo de ella. Actualmente, cuenta con distintos tipos de armas "blancas":
Tiene consigo dos distintas almaradas, un bracamarte, un Gladius, dos corvos y tres puñales.


¤ Historia:
Supongo que, antes que nada, hay que aclarar algunos puntos…
Alastair nunca fue al colegio. Ningún tutor, ni clases particulares o algún tipo de reformatorio, vaya. Es hijo de Michael, así a secas, puesto que éste nunca le dio un apellido a su propio hijo. Resulta difícil definir a un chico como Alastair como “normal”. Un niño de diez años que duerme con una navaja desenfundada bajo la almohada no puede ser normal, ¿me equivoco?
Michael sufría de esquizofrenia, aunque realmente, nadie tuvo ni la más remota idea de que algo así era posible. Alastair sólo sabía que no podía hacerlo enojar, pero siempre consideró a su padre como una especie de héroe.
Alastair Kiev Michaelson, apellido agregado muchos años después de su nacimiento, nació en el corazón de Londres, en un ruinoso departamento con un intenso olor a gato viejo. Fue envuelto en paños sucios y maldito por su propia madre, quien sabía la dura vida que le esperaba. Sin embargo, a los pocos días después el padre se apareció, y sin dar muchas explicaciones volvió a ausentarse, llevándose a su hijo consigo.
Michael crió a su hijo en las carreteras del mundo, enseñándole, especialmente, el arte de la tortura, combinado con muchas otras oscuras prácticas, y cuando el joven fallaba, castigándole de las maneras más duras posibles. Alastair nunca supo sobre su madre o de alguna conexión hacia ésta, y para ser sinceros, no estaba interesado en ella.
En fin. Alastair creció en lo que se podría calificar como un ambiente opresivo, vicioso y extremadamente poco convencional para un muchacho. Y después de tanto tiempo, Alastair mismo fue desarrollando una grave psicosis, causándole serias alucinaciones.
A los quince años, y dejándose llevar por una de éstas, asesina a su propio padre mientras Michael duerme y huye.Y Alastair corre, corre y continúa corriendo…Toma barcos, roba caballos. Llega a América y ha vivido, desde entonces, en gran parte de América Latina. Ha tomado barcos hasta llegar a Europa. Ha llegado a Gran Bretaña. Ha huido de GB. Ha llegado a Italia.

Alastair K. Michaelson

Dinero : 50
Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 16/10/2011

Hoja de personaje
Fuerza:
1/25  (1/25)
Inteligencia:
1/25  (1/25)
Agilidad:
1/25  (1/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Expediente: Alastair Kiev Michaelson.

Mensaje por Tybalt Montesco el Lun Ene 02, 2012 12:32 pm

Bien, me costó la vida misma leer la descripción psicológica, pero los detalles están bien.

La doy por terminada y cierro el tema, buena suerte y ya te agregamos rango y color.


†Amar es destruir y ser amado es ser destruido†


Tebaldo



Firma:


Hay Tabla:


No mires...:

...te lo dije!
[/center]

Tybalt Montesco
Barrios Bajos
Barrios Bajos

Dinero : 176
Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 29
Localización : Donde habita el olvido

Hoja de personaje
Fuerza:
6/25  (6/25)
Inteligencia:
6/25  (6/25)
Agilidad:
4/25  (4/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.