Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Pide tu Personaje de la Historia
Sáb Mar 01, 2014 12:41 pm por Alexa Do Baker

» #Registro de Avatar
Vie Feb 07, 2014 7:06 pm por Alexa Do Baker

» Tablo Jang
Dom Nov 03, 2013 8:13 pm por Tablo Jang

» Aviso de Code Geass: Endless Dark
Mar Dic 11, 2012 5:13 pm por Invitado

» Norwich (Recien abierto) {NORMAL}
Vie Sep 21, 2012 5:29 pm por Invitado

» Lancer University {elite
Jue Jun 28, 2012 8:22 am por Invitado

» Burlesque: A Secret Life {Afiliacion Elite}
Sáb Jun 23, 2012 2:00 pm por Invitado

» † Relaciones de Tebaldo †
Miér Jun 20, 2012 8:12 pm por Daiana Andrea

» Dangerous Games +18 Afiliación Normal
Sáb Jun 02, 2012 1:27 pm por Invitado

Licencia
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
Foro sin fin de lucro. Todo al respecto de la trama y los personajes cannon son adaptaciones de la serie original Romio × Jurietto, un anime basado en la obra clásica de William Shakespeare, Romeo y Julieta, creado por COM de la editorial Kadokawa Shoten. Los personajes inventados pertenecen enteramente a sus usuarios. Edición gráfica por Julieta y Cordelia Capuleto, Benvolio y Tebaldo Montesco; skin actual por Benvolio Montesco y *Dreaming Away*. Todos los derechos reservados a sus respectivos autores.

Lucifer Verdandi.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lucifer Verdandi.

Mensaje por Lucifer Verðandi el Dom Sep 18, 2011 12:48 am


Nombre:
Lucifer Verdandi.
Edad:
Nació en el 930 D.C (616 años)
Status Social:
Mal Viviente… Que vive bastante bien…
Raza:
Vampiro.

Descripción Psicológica:
Una buena palabra para describirlo es errático. Médicamente hablando, igualmente se le podría atribuir la palabra si éste se lo propone. No parece saber o tener noción de lo que verdaderamente quiere, o a dónde va. Por lo que refleja de sí mismo, adora tener el control de las cosas y sus relaciones, aunque hay algunos momentos en los que adora ser mandado. No le gusta que le nieguen las cosas (ni las personas), y un “NO” sólo es una razón más para proseguir con su empresa, sea cual sea. Posee un gigantesco humor negro, y el sarcasmo y la ironía siempre van de la mano con sus palabras. Es altanero, arrogante y muy reservado. A pesar de su siempre implacable apariencia, sus palabras y sus sonrisas burlonas, es como agua hirviendo en una olla cerrada. Y es que aunque casi nunca grita ni pierde el control de sí mismo, más vale no destaparlo, o explotará, llegando a la violencia tanto física como psicológica, todo dependiendo del individuo al que se enfrente. Pocas veces se sienta y reflexiona de sus acciones pasadas o futuras, y siempre llega a la misma conclusión: Si el mundo de por sí es una mierda, ¿para qué esforzarse? Comúnmente, esas reflexiones vienen después de algún ataque. Y es que existen cosas, por más simples que puedan parecer, que lo llegan a estresar al punto de que su verdadera naturaleza releve la máscara tan perfectamente construida que ha hecho para la sociedad. Su verdadero Yo le da pavor, por lo que cuando siente como la ira se acumula en exceso, corre al gimnasio, donde suele practicar “box” (únicamente durante sus “episodios”), una de las razones por las que tiene un cuerpo tan atlético. Otra es porque corre como el si el mismo infierno lo persiguiera. Desde que lo escuchas por primera vez, es completamente notorio que tiene algo contra el mundo en general. Sus palabras suelen llevar cierto toque de rencor o amargura, o simplemente burla, sarcasmo o ironía… Excepto en algunas muy pocas gentes. Se cree (y mayormente es) un total casanova, siempre está buscando una chica o un chico al que engatusar, y no suele aceptar el rechazo; siempre acaba saliéndose con “la suya”. Odia las responsabilidades y nunca se ha tomado la vida realmente en serio. Es imposible dictarle una orden y que la cumpla al pie de la letra. Ama leer y la música tranquila, odia las cosas dulces. Pocas veces en su vida ha dado el 100% de él mismo, es flojo con respecto a ayudar, demasiado orgulloso para pedir ayuda. No importa quien sea, odia tener una cuenta pendiente. Y tan bien como paga, él cobra. Piensa que la vida es corta, que no hay una verdadera manera de saber que sucederá mañana, y más vale disfrutarla lo más que se pueda. ¿Qué hay realmente de malo en sentirse bien? A pesar de todo, sabe que lo que hace está mal; técnicamente: asesina para olvidar y recuerda para asesinar. Es totalmente irracional e imprevisible, siendo incapaz de saber que pasa por su cabeza. Cuando tiene sueño, duerme, cuando tiene hambre, come... Pueden ser las tres de la mañana y él está despertando a todo el mundo con el ruido de las cocinas, porque quiso hacerse un “guiso”. No parece que le importen los demás, él siempre tendrá primero. ¿Qué importa si una bomba explotará en cuestión de minutos? Él quiere un humano nuevo.
Como se ha mencionado antes, no sabe muy bien lo que quiere, es indeciso y curioso, le fascina prácticamente cualquier cosa, pero siempre lo intenta camuflar con una actitud pedante y de superioridad, aunque hay veces en las que sí llega a comportarse como todo un crío, absorto en algo en específico. Cuando se enoja, o no le importa algo, se sume en su mundo, pero aún cuando parece estar absorto en sus cosas, suele prestar más atención a las cosas de lo que parece. Suele acordarse de diversos, pequeños e insignificantes detalles, que pueden pasar inadvertidos por otros, tal y como siente él que el mundo es ante su persona. Lucifer no cree en ninguna deidad; no adora a nadie más que a sí mismo. Le es imposible creer que existe un ser todopoderoso y omnipotente; le hace sentir insignificante. Sin embargo, sí cree en los “ángeles” o los milagros; los primeros son simple y pura energía concentrada, los otros, sucesos inexplicables. Igualmente, ante respuesta de lo segundo, está seguro de que TODO puede tener una explicación, pero eso no implica que sea lógica o que esté al alcance. Se distrae con facilidad, es bastante inteligente para su comportamiento tan pedante, ya que normalmente más bien parece una cabeza hueca. “Demasiado inteligente como para terminar algo de forma correcta, o siquiera terminarlo”. Es muy difícil saber si está o no enojado, o saber sus sentimientos o ideas en general; su sonrisita burlona lo acompaña a donde sea que vaya. Aún así, si le faltas al respeto, se venga. –Y de una manera indirecta, pero lo suficientemente clara para que se den cuenta de que fue él, pero sin las pruebas para acusarlo. Ingenioso, rápido de pensamiento. Juegos tales como ajedrez o cartas se le dan excelentemente, y suele apostar demasiado. Cuando se trata de secretos, es del tipo de personas que si se les pide que algo se guarden, lo harán, y se llevarán el secreto a la tumba. No importa a quien se lo tengan que callar... Pero también te cobrará por ello. Adora cavilar, hacer sonrojar a la gente. Es ciertamente, hablador, pocas veces se calla. Adora crear una pantalla de interés y misterio a su alrededor, aunque verdaderamente es reservado. Por así decirlo, habla, pero en realidad no cuenta nada. Sus problemas son suyos y de nadie más. Adora hacer fiesta y estupideces en general. Nunca lo ha externado, pero cree en el amor verdadero, más no lo busca. Realmente no le importan las cosas, y está seguro de que la frase “Cree que el mundo está contra él”, es todo lo contrario para su caso. De ahí proviene su cerrada y rebelde actitud. Cuando se trata de personas… Lucifer es complicado con las personas. Generalmente, prefiere su propia compañía, o la de su serpiente. Con la gente que acaba de conocer es ligeramente frívolo, indiferente. Con sus pocos y verdaderos amigos, sin embargo, se muestra como es, sin reservas. Es protector, cariñoso y suele preocuparse demasiado. Siempre está ahí cuando los suyos lo necesitan, es el tipo de personas de las que recelas, pero sin embargo si te ha prometido algo, no hay porque desconfiar: va a cumplir. Siempre está ahí echar una que otra mano, aunque sea a regañadientes, pero es demasiado orgulloso para pedir ayuda. No importa quien sea, odia tener una cuenta pendiente. Es amante de los pequeños detalles, puede pasarse horas mirando un objeto, ya sea porque una pequeña muesca le llamó la atención, porque el color es muy brillante, o simplemente porque quiere cabrear a quien la está esperando. Puede cavilar por largo rato lo que quiere decir (a pesar de que ya sabrá lo que decir), o simplemente empezar a parlotear cosas sin sentido. Altamente rebelde. No cruzará el pasto sin antes haber leído el letrero de ““NO PISAR””, localizado a unos metros frente a el. Siempre se va a cabrear a quien cree el de mayor autoridad, haciendo comentarios sarcásticos, pullas e ignorándole cuando le ordenan, aunque si le piden que mande, rechazará la oferta. La gente verdaderamente inocente lo hechiza, aturde. Es incapaz de comprender la verdadera pureza en las personas, está seguro de que todos tienen un lado maligno, de que toda cordura caerá en algún momento en la locura.

Descripción Física:
1m 80 &pico, aproximadamente. De piel pálida y labios medianos, de un tono pálido, como si tuviese mucho frío. Ojos azules, cabello lacio y castaño rojizo oscuro. Lucifer es el tipo de hombre que no le da mucha importancia a su apariencia física, y que a pesar de todo, siempre luce perfecto. Es fino en todo el sentido del físico, pues a simple vista parece un simple adolescente, a pesar de su verdadera edad, pues es del tipo “traga años”. Entre ese tipo de cosas destacan sus manos, finas y perfectamente cuidadas. Es delgado, con pómulos marcados. Siempre lleva bajo los ojos unas marcas oscuras, bastante notorias en su piel blanca. No tiene ni mucha ni poca cejas, que son rectas y perfectas.

Un poco desgarbado a la hora de caminar, más eso no le quita la seguridad a sus movimientos. Tiene cierto aire felino al andar, y una sonrisa de placer, satisfacción y burla lo acompaña a donde sea que vaya.


Hobbies:
Tocar el piano a solas; pintar, a pesar de que no es muy buen artista; y… tener sexo. Tiene cierto trastorno obsesivo-compulsivo, y hay momentos de su vida en los que siente que las cosas a su alrededor no están “en orden”, por lo que se pone a “arreglarlas”.

Gustos:
La lluvia.
El frío.
El café negro, frío y sin azúcar.
Tocar el piano.
SU serpiente.
La noche.
El agua en general.
La comida picante. Todo lo que sea picante le encanta.
Hacer estupideces, algo arriesgado que ponga en peligro su existencia y la de los que lo rodean, para luego arreglar las cosas.
Las alturas.
Morder.
El silencio “verdadero”.
Las explosiones.
El fuego.
Las alturas.
Las mujeres pelirrojas.
La pintura y las artes en general.
Las arañas.

Disgustos:
Que no le hagan caso.
Que lo despierten.
Que husmeen en sus dibujos.
La presión.
Que lo molesten.
La gente que se toma las cosas demasiado en serio.
Las disculpas, los agradecimientos y las palabras innecesarias que normalmente la gente utiliza para llenar los silencios "incómodos".

Fobias:
Cuando Lucifer cumplió los cien años, tachó con tinta roja la palabra "Miedo" del diccionario, junto con su significado, ganándose una regañina y dos noches en el sótano. Sin embargo, ¿quién puede asegurar no temerle a algo y decir la verdad?
El joven Lucifer se tiene pavor a sí mismo, la idea de que su verdadera forma de ser (violento, es la palabra) sea revelada a los demás lo aterroriza. Igualmente le teme a que sus seres queridos lo rechacen.


Virtudes:
Tiene cierto "control" sobre las decisiones de las personas, aunque sería más sencillo decir que es extremadamente persuasivo... Muy, pero muy convincente. Igualmente percibe las emociones y sentimientos de las personas (humanos, lycans y todo aquel capaz de razonar), habilidad con la que se ha deleitado a lo largo de sus seis siglos, puesto que adora ver el miedo que su persona produce.

Datos personales:
Tiene marcadas unas ojeras, de un insomnio inexistente.
Tiene el sueño ligero, es muy fácil despertarlo.
Le es más fácil dormir de día que de noche.
Desde muy joven aprendió latín.
Nunca cumple un "juramento", sólo una promesa. Oséase: si te dice "te lo juro", estate seguro de que te traicionará o mentirá. Sin embargo, si te dice "te lo prometo", puedes ciegamente confiar en que cumplirá.
Su falta de sueño nunca ha afectado su humor: puede estar regocijándose de la felicidad y haber dormido únicamente cuatro horas.
Tiene una serpiente Taipan de color oliva a la que adora, llamada Sactus {Conciencia}.
Usualmente tiene pesadillas sobre estar encerrado en un sótano, aunque éstas nunca las ha exteriorizado con nadie.

Manías:
Morderse el labio inferior.
Es excesivamente sincero.
Coleccionar cositas brillantes.
Hacer un compás con los pies cuando está impaciente o espera algo, así como retorcerse los dedos, o dar pequeños golpecitos con ellos en alguna superficie plana.
Recoger alguna piedrita en el camino y jugar con ella, guardársela en el bolsillo, perderla y de nuevo agarrar otra...
Cuando está distraído, se pone a hablar con su serpiente... Y siente ésta, inexplicablemente, le contesta.
Cuando se aburre o se quiere concentrar, cierra los ojos y empieza a contar de quinientos hacia atrás.
No puede evitar revolverse el cabello o revolvérselo a otros.
Cuando está impaciente, enojado, incrédulo, sorprendido o incluso feliz, enarca una o ambas cejas.


Historia:
Nace en Jerusalén a finales del reinado de Salomón. Lucifer es un vampiro "purasangre", es decir, no hay sangre humana en toda su línea familiar. Fue criado bajo el concepto de que la raza humana y la Lycan son inferiores, poco más que animales y no sirven más que de alimento (los primeros) y de entretenimiento (los segundos). Desde joven fue tan arrogante y altanero como lo es en el presente.
Desde sus ciento cincuenta años se separó de su familia. Saliendo de Jerusalén debido a que era perseguido por el asesinato de una mujer, descubierto a medio acto de copulación/alimentación/asesinato(?. Su aquelarre lo expulsó, puesto que se arriesgaba a descubrirlos a todos, así que el joven, adoptó un nuevo nombre (el segundo, Verdandi) aparte del propio, y huyó de la ciudad, viajando por la noche y reposando durante el día, decidido, por alguna extraña corazonada, a llegar hasta Italia.
Llega a Grecia y pasa más tiempo del acostumbrado ahí, olvidándose momentáneamente de su propósito de llegar a Italia, más concentrado y deleitándose con las oportunidades de alimentación y diversión que Grecia le ofrecía. Es en ese tiempo en el que conoce a una extraña mujer de cabellos de oro, quien, horrorizada con la forma de vida a la que Lucifer se había adaptado, le borra la memoria, haciéndole olvidar todo lo que anteriormente se ha contado, dejándolo con una extraña obsesión por Italia y el oro en los cabellos de la misma misteriosa dama.
Lucifer ha llegado a Italia, después de vagar por quinientos cincuenta años por Europa occidental, sin saber de sus primeros doscientos años de vida.


Lucifer Verðandi

Dinero : 62
Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 11/09/2011

Hoja de personaje
Fuerza:
1/25  (1/25)
Inteligencia:
1/25  (1/25)
Agilidad:
1/25  (1/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucifer Verdandi.

Mensaje por Benvolio el Lun Sep 19, 2011 8:54 pm

Ficha ACEPTADA!

Disculpa la demora, y bueno espero que puedas comenzar pronto con tu rol.

Benvolio
Montesco
Montesco

Dinero : 66
Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 23/05/2011

Hoja de personaje
Fuerza:
1/25  (1/25)
Inteligencia:
1/25  (1/25)
Agilidad:
1/25  (1/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.