Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Pide tu Personaje de la Historia
Sáb Mar 01, 2014 12:41 pm por Alexa Do Baker

» #Registro de Avatar
Vie Feb 07, 2014 7:06 pm por Alexa Do Baker

» Tablo Jang
Dom Nov 03, 2013 8:13 pm por Tablo Jang

» Aviso de Code Geass: Endless Dark
Mar Dic 11, 2012 5:13 pm por Invitado

» Norwich (Recien abierto) {NORMAL}
Vie Sep 21, 2012 5:29 pm por Invitado

» Lancer University {elite
Jue Jun 28, 2012 8:22 am por Invitado

» Burlesque: A Secret Life {Afiliacion Elite}
Sáb Jun 23, 2012 2:00 pm por Invitado

» † Relaciones de Tebaldo †
Miér Jun 20, 2012 8:12 pm por Daiana Andrea

» Dangerous Games +18 Afiliación Normal
Sáb Jun 02, 2012 1:27 pm por Invitado

Licencia
MyFreeCopyright.com Registered & Protected
Foro sin fin de lucro. Todo al respecto de la trama y los personajes cannon son adaptaciones de la serie original Romio × Jurietto, un anime basado en la obra clásica de William Shakespeare, Romeo y Julieta, creado por COM de la editorial Kadokawa Shoten. Los personajes inventados pertenecen enteramente a sus usuarios. Edición gráfica por Julieta y Cordelia Capuleto, Benvolio y Tebaldo Montesco; skin actual por Benvolio Montesco y *Dreaming Away*. Todos los derechos reservados a sus respectivos autores.

Botón de amor, un hermoso florescer [Julieta Capuleto]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Botón de amor, un hermoso florescer [Julieta Capuleto]

Mensaje por Romeo C. Montesco el Sáb Feb 25, 2012 11:35 am

Su compañera ó mejor dicho su amada en secreto había dicho que el mentía con respecto a lo del sueño cuando en si no era así, el decía la verdad pero que no pudiera demostrarlo no quería decir que no fuera cierto, todo esto lo pensaba mientras estaba besándola, devorándole los labios con los suyos, claro, de una manera un tanto torpe después de todo ella se había llevado su primer beso, así que en este momento apenas podía dejarse llevar por sus impulsos de hombre y no solo eso, sino de bestia salvaje que quería besarla más y más pero sin pasarse, sus labios iban a un mismo ritmo, los de ambos, y no se veía que él se quisiera detener, mejor dicho, ni quería hacerlo, parecía algo alocado estar besando de esa manera a una mujer que solo había visto 2 veces en toda su vida.

El beso como todos, debido a que ningún beso es eterno, llegó a su trágico final por la falta del vital gas llamado oxigeno, ambos seres necesitaban respirar, les era necesario hacerlo, el ambiente quedó en un silencio abismal. En medio de aquel silencio se podía oír las respiraciones de ambos agitadas por el beso, jadeo tras jadeo, y aunque estuviera así, por lo menos Romeo, no dejaba de mirarla a los ojos y a su bello rostro el cual estaba adornado por un bellísimo tono carmín causado por un sonrojo, su primera acción fue sonreír un poco, después de todo se veía más hermosa en esa manera, no, mentiría si dijera eso, es solo que el rubor resaltaba la belleza ya natural.

Yo no te mentiría a ti Con ternura y calma fueron esas palabras pronunciadas, y junto a ellas estaban presentes unas suaves caricias propiciadas por sus manos que previamente habían soltado a las de ella, las caricias eran suaves toques a su mejilla con una mano mientras que con la otra acariciaba su semi-ondulado cabello, aun con esas delicadas caricias sus labios volvieron a aproximarse a los hermosos y carnosos labios de su amada para volverla a besar con esa intensidad con la que lo hacía antes, y si lo hizo, volvía a prácticamente devorarle los labios a Julieta con sus besos mientras que con su cuerpo la aprisionaba más contra la pares sin lastimarla, esta acción la hacía por el miedo a que se fuera de su lado como la vez pasada que lo enamoró y se fue sin afrontar las consecuencias de sus actos, ahora aquí iba a pagarlas y con intereses, y esperaba que ella pensara que lo haría.

En medio de ese segundo y hermoso beso que se estaba llevando acabo estaba sonando un vals en el salón de fiestas de la casa, provocaba bailar con ella, eso si, no sabía besa pero bailar lo hacía como un dios aunque con su cuerpo no pareciera eso, pero como es típico todo noble tiene que saber bailar por lo mínimo un vals ceremonial, quería bailar esa pieza con ella pero ese corredor no era muy buen sitio faltaba espacio para hacerlo, y claro el salón menos lo era, no se sentía cómodo con toda la nobleza en el lugar, mejor se olvidaba la idea de bailar con ella, y se centraba en hacer otra cosa junto a ella, Hmm, ahora que lo recordaba ella aun no le había terminado de decir su nombre completo, sabía que no era “Juli” porque aquel día se le notó que sus palabras fueron interrumpidas con la llegada de los guardias, que por cierto todavía tenían una cuenta pendiente con el, que bueno recordar esa parte, el la había olvidado ya.

“Juli”, dime tú nombre que no me lo pudiste terminar de decir Aunque saber el nombre no tiene mucha importancia el quería saberlo, el sabía que aunque una flor lleve otro nombre seguirá siendo una hermosa flor, en otras palabras que sin importar como se llame ella seguiría siendo ella y seguiría siendo esa hermosa mujer de la que esta enamorado y la cual con una beso en un acantilado se llevó su corazón podría, esperen un momento, ese beso en el acantilado no fue muy romántico que se pueda decir, no era el mejor momento ni el mejor lugar…Entonces…. ¿por qué lo sintió tan especial? No sabía la respuesta a su propia pregunta pero solo podía saber que así fue, que así sucedió.

Esos hermosos pensamientos que estaban rondando su cabeza mientras esperaba la respuesta de ella fueron interrumpidos cuando se empezaron a oír ruidos en la entrada del corredor… Demonios… De tantos corredores porque eligen este…. Esas molestas palabras apenas fueren audibles para Julieta, aunque no pareciera el tenía todas las razones para molestarse, ya que interrumpieron su momento especial junto a ella, ¿Cómo lo hicieron?, Simple, si lo veían iban a avisarle a su padre y su padre lo iba a obligar a entrar al salón principal y ser parte de la fiesta y eso no lo quería, aparte que s eso pasaba no iba a poder estar con Julieta como el quería estar, no iba a poder besarla, porque ante los ojos de los nobles el estaba comprometido aunque para él no fuera así, él no amaba a esa mujer con la que estaba comprometido, ella simplemente era su amiga y ya, así la veía, y ahora menos que la iba ha amar cuando ya ama a otra mujer.

Sin mediar más palabras, y sin siquiera dejar que Julieta pudiera decirle su nombre completo la tomó de la mano entrelazando sus dedos y empezó a correr dejando atrás, en el suelo, aquel antifaz que le había quitado, corría con ella prácticamente jalándola porque corría a una gran velocidad como era de costumbre, pasaban rápidamente cada metro del corredor hasta llegar a una puerta trasera del mismo, con mucho cuidado la abrió y llegaron a un hermoso jardín con un rosario de flores blancas y una fuente en medio

La llevó Julieta a la fuente y la sentó en el filo de la misma y en reflejo tomó asiento a su lado tomándola de las manos sin dudarlo un segundo. Lamento eso de allá afuera, pero no quiero que me vean, no es porque estoy contigo, no mal interpretes, es solo que si me ven me harán pasar a la fiesta y no quiero estar con esos burgueses que solo vienen aquí a mofarse de la pobreza de las personas del pueblo. Estaba siendo sincero en sus palabras, después de todo cuando se es sincero en lo que siente todo saldría bien, o eso era lo que esperaba.

Ahora si me puedes decir tú nombre, te prometo que anda nos interrumpirá esta vez En el momento preciso en que terminó de hablar con una ligera sonrisa en sus labios soltó ambas manos de ella y pasó a abrazarla con mucha ternura y a la vez con mucha fuerza, claro sin lastimarla, el abrazo fue tan fuerte que el pecho de ella quedo aprisionado contra el propio de el, y no solo eso, sus rostros quedaron a solo centímetros de distancia, y tan poquitos eran que cada uno podía sentir la respiración del otro, así mantuvo la posición esperando la respuesta de su amada.

Romeo C. Montesco
Montesco
Montesco

Dinero : 64
Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 12/01/2012

Hoja de personaje
Fuerza:
1/25  (1/25)
Inteligencia:
1/25  (1/25)
Agilidad:
1/25  (1/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Botón de amor, un hermoso florescer [Julieta Capuleto]

Mensaje por Julieta Capuleto el Sáb Feb 25, 2012 3:54 pm

Sentí la intensidad de los labios de Romeo sobre los mios y de forma inconciente, me pegué más al calor de su cuerpo sin importarme ya nada: solo me importaba él, sus ojos... sus besos... sus brazos...
Ninguno de los dos quería interrumpir el beso, sin embargo llego un momento que mis pulmones comenzaron a quejarse y nos separamos solo unos cuantos centimetros, con las respiraciones agitadas y mirandonos a los ojos, tragandonos el mundo entero con esas miradas
Me apoyé en la pared pues mis piernas se negaban a sostenerme por más tiempo y si no fuera porque Romeo me aprisionaba contra esta, seguramente hubiera caido al suelo. Mis mejillas estaban ruborizadas, mi pecho acelerado y mis manos levemente temblorosas, las cuales cayeron inertes sobre mis costados cuando Romeo las solto para acariciar mi rostro y apoye mi cabeza sobrela fria pared, aplastando mi cabello oscuro y alborotandolo levemente con ese movimiento y mis ojos no se despegaron en ningun momento de los suyos, de un azul tan intenso que solo irradiaban calidez al tiempo que al fin me obligaba a apartar mi mirada de sus ojos, cerrando los mios y disfrutando del contacto de su piel sobre la mia.
Cuando hablo, volví a abrir los ojos para mirarlo y no ataba que decir, mi cuerpo se negaba a reaccionar y por eso parecia muñequita de trapo, totalmente inerte y dispuesta entre sus brazos, y al parecer tambien mi mente se habia puesto en complot con mi cuerpo, porque tampoco podia pensar. Bonito momento para escoger hacer huelga....
¿No me mentiria a mi? Pero solo habiamos tenido dos ocaciones para vernos.... para reconocernos... ¿Como podia decir que yo soy la unica a la que jamas mentiria?
Cierto era que yo sentia lo mismo y no solo porque habia arriesgado su vida para proteger la mia, si no porque..... porque cuando mire sus ojos, supe que ya no tenia que buscar mas, cual fuera la cosa que estaba buscando, ya lo habia encontrado, a el le habia encontrado y jamas podría sacarmelo de la cabeza y el corazon....
Esperen un minuto, ¿Corazon? ¿Estaba enamorada? ¡Dios! ¿Como habian pasado las cosas? Pero no podia encontrar mejor palabra para describir el sentimiento tan perfecto que estaba sintiendo: Amor.
Ese dolor profundo arraigado en tu pecho cuando no estas con él pero que se borra cuando lo vez sonreir....
Volvió a besarme, esta vez un poco más suave y tierno y yo cerré los ojos, correspondiendole timidamente y agradeciendo no tener que decir algo, porque seguramente no hayaria que decir.... mi cuerpo seguía en huelga y al parecer mi mente tambien, pero cuando se trataba de corresponderle los besos... bien que si estaba mi cuerpo dispuesto a cooperar, actuando por mero impulso y sin importarle si yo queria o no... aunque claro, si lo deseaba. Nos separamos nuevamente y lo miré de nuevo a los ojos cuando pregunto por mi nombre, y recordé que aquella ocación no habia podido contarselo pero mis palabras se negaban salir de mi garganta reseca, por lo que solo solte un leve jadeo: ¡Julieta! ¡Me llamo julieta! quise gritarselo a los cuatro vientos, sin embargo no podía hablar... aunque tampoco hubo mucha espera, pues pasos a lo lejos nos anunciaron que muy pronto seríamos interrumpidos... y el sueño se desmoronó.
Yo no debería estar aqui, debería estar con Willy, yo no debería estar besando a un noble y mucho menos a un Montesco.
Murmuró para sí al tiempo que miraba a la distancia aunque yo no le hice mucho caso, baje la mirada a nuestros torsos casi unidos y lentamente mi cuerpo, entumecido, comenzó a reaccionar: levante las manos suavemente para darle un leve empujon y así poder irme de alli, con la esperanza de volverlo a ver algun dia, con la certeza de que no podría ser así y con la agonía de tenerlo en mi mente y corazon para toda la eternidad pero sin oportunidad alguna de sacarlo de alli.
Y no me arrepentería, pasara lo que pasara jamás me arrepentiría de haberlo conocido....
Sin embargo, mis manos se apoyaron suavemente sobre su torso, perdiendo su fuerza de repente cuando el me tomo de la mano, entrelazo nuestros dedos y salió corriendo de allí llevandome consigo y dejando atrás mi antifaz.
Voltee a ver a mis espaldas con preocupacion, logrando dislumbrar unas siluetas en el lejano corredor sin embargo ibamos tan rapido que estos no lograron vernos. Aunque yo era rapida, no podía evitar sentirme torpe por todo lo que acababa de ocurrir y era inevitable que mis zapatillas se enredaran con el faldon de mi vestido, por lo que con mi mano libre lo levente levemente sin poder despegar la mirada preocupada de la nuca de Romeo, que no dejaba de correr y de guiarme por varios corrdedores
-Romeo....-susurré levemente, como salida de un sueño; hasta que abrió una puerta y de alli fuimos a dar en un hermoso jardin de rosas blancas con una fuente de la Diosa Escalus en el centro del mismo. Abrí mis ojos con sorpresa y dejé que Romeo me guiara a esta para despues sentarme en el filo de la misma y sentarse a mi lado. Miré todo a mi alrededor con suma sorpresa y emitiendo un jadeo de deleite antes de mirarle sus ojos y olvidandome de todo nuevamente, del jardin, del castillo, de la fuente, del hecho que no deberia estar aqui, de Conrad, Curio, Francisco, Willy, Antonio, Emilia.... solo estaba el para mí
Cuando me pregunto de nuevo mi nombre, desvié la mirada, totalmente avergonzada y el me abrazo. Me quedé así por unos momentos, sin saber que hacer.... hasta que yo tambien le correspondí lentamente el abrazo y escondí mi rostro en su cuello
-Julieta.....-susurré contra su calida piel y un estremecimiento recorrió todo mi cuerpo. Se sentía tan bien estar entre sus brazos y ser sincera con él




Juliet:




Mini-Julietita

Julieta Capuleto
Capuleto
Capuleto

Dinero : 128
Mensajes : 501
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Hoja de personaje
Fuerza:
4/25  (4/25)
Inteligencia:
5/25  (5/25)
Agilidad:
5/25  (5/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Botón de amor, un hermoso florescer [Julieta Capuleto]

Mensaje por Romeo C. Montesco el Vie Mar 02, 2012 8:22 pm

Estaba atrapado en un sueño luego de que le había preguntado como era que se llamaba, estaba en la prisión de los ojos de su amada, estaba en una gran ilusión que le impedía mover un solo musculo de su cuerpo, una tan fuerte que hacía que todos sus sentidos se exaltaran y se excitaran haciéndolos más agudos aun de los que ya de por si eran, su oído podía captar los sonidos del interior del salón, su olfato estaba tan sensible que el perfume de todo le molestaba, incluso el aromático olor de las rosas blancas le molestaba pero solo había un aroma que no le molestaba, que más bien le causaba el efecto inverso que el descrito anteriormente, ese olor lo extasiaba lo hacía sentir un éxtasis pero era obvio que no era un éxtasis sexual, era uno que lo llenaba de un placer interior que en si era indescriptible, solo podía decir que le encantaba y de sobre manera lo hacía.

AL momento en que al fin le había dicho lo que tanto pedía que le dijera que era su nombre estaba tan embobado que prácticamente la atención que le puso era menor que el tamaño de una ameba, y si necesitaban algo más para confirmar esto está unas bobas, no en el sentido de ser tonto, sino que las dijo como si su mente no estuviera en el lugar palabras que dijo, esas palabras fueron las siguientes. Julieta….. Sabía que tu nombre era hermoso como tu rostro…… no puedo dejar de pensar en ti día tras día después de muestro encuentro en el acantilado, ese día te llevaste no solo mi primer beso sino también mi corazón. En esos momentos el ataque de sinceridad quizás la dejarían fuera de lugar, pero en si el ni idea sabía de lo que acababa de decir, simplemente esas palabras salieron de su boca son consentimiento alguno.

Cuando poco a poco la hipnosis se le iba pasando, y para tener un tiempo más exacto de lo que se tardó en reaccionar después de semejantes palabras, solo se puede decir que fueron 30 segundos después de que había declarado su amor indirectamente a Julieta de manera inconsciente, claro como ahora si estaba en sus cabales quería actuar de una manera linda para conquistarla obviando que quizás con aquellas palabras ya lo había hecho, ya había conquistado a su amor, pero solo era un quizás. Julieta me gustas mucho, quiero que estés a mi lado, y que no me deje… No quiero que me dejes nunca La besó con al momento en que la última silaba salió pronunciada de su boca, ni siquiera le había dado tiempo de responderle, solo quería que con sus acciones se lo demostrase, que le demostrase que tanto lo amaba.

Otra vez pasó aquel efecto de sus sentidos con una pequeña diferencia a la vez pasada, que esta vez la besaba y disfrutaba del labor de sus labios, de probar esos carnosos labios pintados de un color carmín pero ahora su sensible olfato no percataba el olor de ella, sino un olor a perfume que no se explicaba porque, o como podía llegar a ser tan fuerte, con decir que cuando lo aspiro un poco se mareó, pero pudo retener el mareo reteniendo al mismo tiempo el beso con Julieta, por el simple capricho de no querer dejar los labios de Julieta aspiraba más y más de ese perfume tan fuerte que al cabo de pocos segundos ocasionó que ese hermoso beso terminara, claro el típico beso que terminan y se separan quedando mirándose a los ojos, en este caso se obviaba y en este caso ocurrió de otra manera, ambos por el mareo y la falta de equilibrio y eso que estaban sentado, de romeo, ambos cayeron al agua de la fuerte, en este momento se invirtieron los papeles a diferencia de cuando la rescató del acantilado, ahora ella estaba abajp y él arriba.

Romeo poco a poco se empezó a separar de Julieta ignorando el hecho que estaba abajo así que cuando va a apoyar sus anos para levantarse colocas ambas manos en lugares impropios, una la coloca sobre su vientre y la otra fue más abusadora porque estaba situada sobre uno de sus senos, con el simple hecho de sentir la suave textura de esa zona quitó ambas manos rápidamente para no ocasionar más problemas Julieta lo siento… Se disculpó mientras buscaba sus ojos para mirarla y que notara su sinceridad, en cambio mientras le buscaba los ojos encontró algo indeseable en parte para el, como su vestido se le había mojado todo ese hermoso vestido estaba más holgado a su cuerpo provocando que aquellas femeninas curvas resaltaran más, y no solo eso que su vestido se había más transparentoso, Inmediatamente volteó su rostro para mirar a otro lado mientras la fuente los mojaba a ambos, no quería verle ese espectacular y esbelto cuerpo, ya mucho había hecho con tocarla Julieta, no fue mi intención que esto pasara, si quieres vamos a mi habitación para que te seques y te cambies Claro aunque la invitara a su cuarto no se había levantado de encima de su vientre que era como estaba el con respecto al cuerpo de Julieta.



Romeo C. Montesco
Montesco
Montesco

Dinero : 64
Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 12/01/2012

Hoja de personaje
Fuerza:
1/25  (1/25)
Inteligencia:
1/25  (1/25)
Agilidad:
1/25  (1/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Botón de amor, un hermoso florescer [Julieta Capuleto]

Mensaje por Julieta Capuleto el Vie Mar 02, 2012 10:37 pm

Sin saber el porque, me sonrojé inmediatamente despues de haberle confesado mi nombre. No lo sabía, era una sensación sumamente extraña. Toda la situacion lo era
Me sentía feliz entre sus brazos, el poder sincerarme con el... sin embargo una parte hacía que mi pudor fuera más evidente y agradecía que tuviera el rostro oculto entre su cuello, si no seguramente me pondría más roja de lo que me estaba poniendo, si es que eso era posible
Cuando escuché sus palabras, levemente amortiguadas por su piel y despues de disfrutar de la vibración de su voz en su cuello, me separé bruscamente de él para poder verle el rostro de forma sorprendida, con mis ojos verdes abiertos de par en par y mis mejillas más rojas que nunca
Necesitaba saber que no me mentía, que decía la verdad, aunque sus palabras fueran inverosimiles, aunque lo más probable es que se tratase solamente de una mala jugada de mi mente.... aun asi, aun así necesitaba tener una minima de esperanza , un soplo minimo de esperanza....
Cuando volvío a decir aquello, reiterando sus palabras pasadas, contuve el aliento y lo mire, totalmente paralizada y sin poder reaccionar.
Abrí mis labios para articular algo, cualquier cosa... por minima que fuera, pero no podía pensar en nada coherente para decir, aunque eso no importo porque sus labios se posesionaron nuevamente de los mios y le correspondí el beso con la misma intensidad, como si nunca hubiese un mañana: solo existiamos nosotros dos y el presente
Me olvide de que el era un Montesco y de que yo era el Torbellino Rojo, de que el era noble y yo simplemente una chica cualquiera.... del hecho de que lo nuestro no podia ser y no importaba cuanto lo deseara.... jamas podriamos estar juntos
Un aroma peculiar, intenso y embriagador inundó mis fosas nasales y cuando nos separamos al fin, con las respiraciones jadeantes y el corazon desbocado, lo miré con la interrogación impregnada en mis ojos verdes enmarcados por unas pestañas rizadas y oscuras
¿Que era lo que nos estaba pasando? ¿Lo que me estaba pasando? ¿Donde estaba mi razon, mi logica? Necesitaba urgentemente recuperarlos... o cometería algo de lo cual me arrepenteria despues, pero cuando miré sus ojos azules me dí cuenta que era demasiado tarde: ya habia entregado mi corazon a esa persona, a Romeo.
Todo fue tan rapido, que no lo pude asimilar: por un momento estabamos sentados, muy cerca del otro y mirandonos con fiermeza y al segundo siguiente... estaba completamente sumergida por la fría agua de la fuente y con un peso agradable encima mio
Ambos habiamos perdido el equilibrio y nos encontrabamos parcialmente sumergidos en la fuente, con Romeo encima mio
Este volteo a verme al tiempo que yo lo miraba completamente paralizada, no solo por lo repentino de lo sucedido si no tambien porque sentia una opresion extraña, aunque agradable, en lugares que no debería de sentir eso.... mis mejillas se tornaron de un fuerte color rosa al tiempo que Romeo quitaba sus manos de mi viente y senos respectivamente al percatarse de lo que estaba pasando, para despues desviar su mirada a otra parte, totalmente igual de sonrojado que yo
Escuché sus palabras, con la respiracion aun agitada y sintiendo los latidos de mi corazon en la garganta, por lo que trague saliva y mire el perfil de su rostro sin aun poder apartar la mirada
-Yo....-volví a tragar y asentí ante su sugerencia, aunque aun no podia moverme porque el se encontraba encima de mi, sin quitarse y haciendo que mi corazon latiera más rapido que nunca-Yo...si te quitaras de encima mio, podría levantarme...-musité muy suavemente con una timida sonrisa asomando a mis labios, con las mejillas aun coloreadas y con mi cuerpo totalmente empapado, el vestido ciñendose a mi cuerpo y haciendolo levemente más visible y mi cabello totalmente esparcido en la clara agua, haciendolo ver como un aro oscuro






Juliet:




Mini-Julietita

Julieta Capuleto
Capuleto
Capuleto

Dinero : 128
Mensajes : 501
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Hoja de personaje
Fuerza:
4/25  (4/25)
Inteligencia:
5/25  (5/25)
Agilidad:
5/25  (5/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Botón de amor, un hermoso florescer [Julieta Capuleto]

Mensaje por Romeo C. Montesco el Lun Mar 05, 2012 10:02 pm

No podía apartar en todo el tiempo la mirada del cuerpo completamente marcado por ese vestido y el agua que caía de la fuente no ayudaba en nada, más bien, ayudaba en algo, pero ayudaba a que el momento fuera más incomodo al seguir poniendo ese vestido pegado y transparente, agradecía que estaba oscuro porque no quería ver más de lo que debía ver, ya era mucho con ver aquel esbelto y hermoso cuerpo de la fémina, era un poco provocativo… Pero…. ¿En que demonios estaba pensando? Como era que esos pensamientos in propios pasaban por su mente, se suponía que era un caballero de la nobleza, no debía ver así a una mujer, bueno pero ella no era cualquier mujer, era la mujer que le había movido la tierra, ni siquiera su prometida en tantos años que se conocían…. Demonios…. Como se había olvidado que estaba comprometido, aunque esa chica ya sabía que lo de ellos no podía ser, el nunca la quiso, nunca la amó, solo es su amiga, su compromiso solo es por conveniencia y así el no se casará.

Aquellos pensamientos fueron interrumpido porque ella misma empezó a decirle que si quería podía quitarse de encima, y era cierto así era mejor salir de ese momento, aunque el momento incomodo seguiría porque la ropa de ambos estaba mojada, transparente y ceñida al cuerpo, como un impulso, un reflejo mal habido se abalanzó sobre ella en el agua y la besó con una pasión y una ternura que nunca había hecho, o por lo menos pensaba eso, fue más pasional y tierno que los que le daba en el corredor del castillo, en ese beso si que no quería terminarlo, y lo bueno de este lugar era que no iba a tener ningún problema con otras personas que estarían en el lugar, eran solo ellos 2, la luna y las estrellas, si era realmente hermoso el momento, poco a poco la pasión se incrementaba y se apoderaba del momento, hasta que ese sentimiento se apoderó completamente del beso, provocando que en medio del beso, su lengua atrevida e invasora, se adentrara dentro de la cavidad bucal de Julieta invadiendo la completa privacidad de ese orificio. Con su lengua palpaba cada centímetro de ella hasta que encontró la lengua contraría, no sabía muy bien que hacer, solo se dignó a entrelazar su lengua con la de ella y así iniciar un suave juego de lenguas en donde el era el guía del movimiento.

Cuando el aire le empezó a faltar a ambos el fue quien se separó mientras un hilo de saliva unía a ambas lenguas durante unos segundos, un leve sonroso, pero al mismo tiempo muy notorio gracias al reflejo y el brillo de la noche, jadeaba un poco intentando recuperar su aliento progresivamente, hasta recuperarlo por completo, cuando pasó eso fue que hizo el movimiento para levantarse de encima de ella, pero en el mismo movimiento la levantó quedando ambos con el agua chorreando, no se iban a escurrir ahorita y si seguían así se iban terminar enfermándose con un fuerte resfriado. Vamos a mi habitación Julieta, y no tienes derecho a decir que no, hay que cambiarnos, nos vamos a enfermar, hazme este honor…. La tomaba de la mano para caminar un poco por el jardín dándole una mejor vista de todo lo que poseía, ese jardín era por así decirlo su bien más preciado ya que era cuidado antes por su difunta madre, pronto llegaron a unas escaleras que daban a un balcón y el la dirigía a las escaleras y en menos de 1 minuto ya estaban en el balcón, la dejaba en el borde del balcón mientras el se dedicaba a abrazarla por la espalda tomándola del vientre con suavidad Todo este jardín fue de mi madre, así que lo cuido con mi vida, y te quiero cuidar más de lo que lo cuido, y te quiero dar más cariño que el que le doy al mismo Le permitió estar de esa manera unos minutos más para que pudiera contemplar un rato más la belleza del lugar antes de volearla y besarla suavemente, casi que fue un simple roce de labios el cual se daban.

Atrás de ellos había una ventana y al finalizar el beso con ella nuevamente tomada de la mano se dirigió a la ventana y la abrió para darse paso al interior de su cuarto el cual iban goteando un poco por donde se abrían camino gracias a sus prendas mojadas, se encaminó hasta su cama, era una cama lujosa, era matrimonial, pero con muchos adornos y con ciertos detalles con piedras preciosas, la sentó delicadamente sobre la misma y le empezó a acariciar el cabello lentamente sintiendo aquellas fibras tan suaves y bien cuidadas Espera que voy a buscar una ropa de mi madre para que te cambies, espero que te sirvan. Se levanta, pero no sin antes darle un suave beso, se dirigía a un closet que estaba en la misma habitación, ahí estaban todas las prendas de su madre, nunca quiso deshacerse de esas viejas y elegantes ropas, tomó un vestido de gala blanco, una panti de color rojo y un sostén del mismo color, no sabía si le serviría o no, pero eso era mejor que nada ¿Verdad?

Estaba realmente sonrojado mientras le llevaba esas cosas para que se cambiara, era algo incomodo, era la primera vez que tocaba esas cosas tan privadas de una mujer, y más que se la daba a esa chica a cual quería volverla su novia o quizás algo más Toma Julieta, atrás tienes un baño cámbiate allí Su masculinidad se estaba esfumando con un gran sonrojo en sus mejillas que no parecía que fuera a desaparecer, se sentó en la cama esperando a que ella se fuera a cambiar y así luego ir el a cambiarse.

vestimenta:




Romeo C. Montesco
Montesco
Montesco

Dinero : 64
Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 12/01/2012

Hoja de personaje
Fuerza:
1/25  (1/25)
Inteligencia:
1/25  (1/25)
Agilidad:
1/25  (1/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Botón de amor, un hermoso florescer [Julieta Capuleto]

Mensaje por Julieta Capuleto el Dom Mar 11, 2012 3:53 pm

Tragué saliva, totalmente nerviosa y avergonzada de encontrarme en ese estado frente a él. ¿Porque tenia que suceder esto? Mis mejillas seguían sonrojadas al tiempo que esperaba que el se levantara y le miraba directamente a sus ojos de un azul intenso.... comenzaba a enviciarme con esos ojos tan sinceros y profundos....
Sus labios aprisionaron los mios de la nada y abri los ojos con suma sorpresa al tiempo que sentía sus labios reclamar los mios con urgencia. Me permití disfrutar de aquel beso, cerrando los ojos y entreabriendo los labios lentamente y de forma timida, para lo cual el no se hizo esperar, rapidamente introdujo su lengua en mi boca y senti una intensa opresion en mi pecho, agradable y temerosa a la vez. Jamás me habian besado de esa manera... de hecho, nadie me habia besado de ninguna manera más que Romeo. Él se había llevado mi primer beso... y no era lo unico que se habia llevado de mí, aunque no quisiera admitirlo tenia que reconocer que ahora todo mi corazon y alma entera le pertenecían a el, por mas inverosimil que se escuchara eso. ¿Como alguien al que solo le he visto he visto en un par de ocasiones me pudo enamorar con una sola mirada?
Cuando nos separamos, abrí los ojos para mirarlo, con las mejillas totalmente sonrojadas y la respiracion agitada, producto de aquel beso tan intenso que yo no supe responder de manera correcta, solo permití que el me guiara en aquel momento en el cual ambos nos arrebatamos por la pasion del momento.
Al fin, se puso en pie y me ayudo a incorporarme y me separé un poco de el al tiempo que el agua destilaba de mi ropa. buscando encontrar un momento de lucides o si no cometería una estupidez. Estupidez que no debia permitirme cometer. Lo miré de reojo al tiempo que acomodaba las amplias faldas rojas y empapadas de mi vestido para que no se pegaran a mis muslos e inmediatamente despues me dejé arrastrar por él hacia su habitacion... ¡Espera! ¿Su habitacion?
-Pero, Romeo...-trate de hablar, de hacerme explicar, pero las palabras no acudian a mis labios, ¿Como esperaba que fuera a su habitacion a cambiarnos? Cierto era que si nos manteniamos así podiamos enfermarnos pero....
Cuando llegamos a un bello balcón, el me ayudo a subir a este y despues hizo que girara mi rostro, abrazandome por atras y mirando hacia la bella extensión de jardin que era iluminado por los rayos lunares y que hacia que se viera aun más hermoso de lo que ya era.... pareciendo casi magico.
¿El cuidaba el jardin? ¿Era de su madre? ¿Que le habria pasado a esta? No queria preguntar para no ser imprudente, por lo que solo me abstuve a decir:
-Es realmente hermoso...-murmure con suave voz y voltee a verlo con una sonrisa, sintiendo rapidamente sus labios de forma fugaz.
Despues de eso entramos a una habitacion totalmente lujosa, llena de condecoraciones y de esplendor y no pude evitar fruncir el ceño y tragarme mis palabras. Aquel lugar..... aunque hermoso, solo era un derroche de dinero que el tirano Montesco no debería permitirse hacer. Apreté los puños con fuerza, mirando a mi alrededor al tiempo que me levantaba de la cama donde me habia sentado Romeo. No sería yo quien arruinara tan finisimas sabanas con mi vestido mojado.
Cuando el volvio junto a mi, voltee a verlo un tanto ida y me sonrojé al ver la ropa que me tendía.
-Yo...-no sabia que hacer, me negaba a usar algo tan costoso.... pero si no lo hacia, seguramente Romeo se sentiría ofendido y tampoco deseaba eso, por lo que le sonreí agradecida y haciendole una leve reverencia, me dirigí al baño que me indicaba y cerré tras de mi, apoyandome en la puerta y lanzando un prolongado suspiro para despues mirar la ropa....
No deberia de estar aqui, no deberia de usar esto.... sencillamente debería irme a casa asi como estaba y ponerle punto final a esta magica pero absurda velada.
Sin embargo alli estaba yo, dejando la ropa que el me entrego en una pequeña mesa de marfil y comenzando a quitarme los zapatos, dejando tras de mi pequeños charcos de agua en las baldosas de marmol blanco. Deje los zapatos en el suelo, junto a la mesa, y comencé a quitarme el vestido rojo para dejarme solo la ropa interior y debatiendome internamente si debería estar haciendo esto o no, al mirar de reojo el conjunto de ropa intima que Romeo me habia entregado, rapidamente me sonrojo y di un par de pasos hacia atras, sin calibrar que el suelo estaba resbaladizo por el agua regada y que yo me encontraba descalza, por lo que sin poder evitarlo resbalé hacia atrás, lanzando un ligero grito ahogado por la sorpresa e sintiendo inmediatamente una punzada dolorosa en la parte posterior de la cabeza al pegarme en el duro esquinero de la mesa de marfil, sentí como mis ojos se cegaron levemente por el dolor y lagrimearon mientras yo me incorporaba levemente , quedando sentanda en el frio piso de marmol y rapidamente mis fosas nasales fueron invadidas por un olor caracteristico: sangre... mi propia sangre.
Me lleve una mano a mi nuca y me tenté el golpe dado, sintiendo algo humedo en esa zona y despues me miré los dedos manchados en mi propia sangre. Mis pupilas se dilataron al tiempo que soltaba un gemido ahogado.
-Maldición...-musite al rememorar la caida y al ver la ropa esparcida a mi alrededor, recordando el fuerte estrépito que provoqué al caerme y rapidamente asociandolo con el hecho de que quizás Romeo escuchó todo, voltee a ver la puerta la cual, por error mio, no tenia el seguro puesto.... y me encontraba demasiado aturdida como para reaccionar y ponerselo, por lo que me quedé alli como estupida mirando la puerta cerrada a la espera de algo pasara, encontrandome semi-desnuda y sintiendo el goteo de mi propia sangre resbalar por mi nuca hasta parar al suelo en forma de pequeñas gotitas.




Juliet:




Mini-Julietita

Julieta Capuleto
Capuleto
Capuleto

Dinero : 128
Mensajes : 501
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Hoja de personaje
Fuerza:
4/25  (4/25)
Inteligencia:
5/25  (5/25)
Agilidad:
5/25  (5/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Botón de amor, un hermoso florescer [Julieta Capuleto]

Mensaje por Romeo C. Montesco el Vie Abr 06, 2012 11:56 am

La expresión que esperaba no tardó en darse a relucir, era obvio que se iba a sentir incomoda con semejante gesto de darle todo un juego de ropa pero por lo menos con pena y con algo de vergüenza se lo había aceptado, no era idiota como para no notar que se sentía incomoda con eso que hizo, cuando ya se había ido al baño, espero un momento y soltó un largo suspiro, no podía creer lo que estaba haciendo, estaba con una chica que se estaba desnudando en su baño….. Un momento que hacía pensando en eso, no debía pensar que aquel esbelto… hermoso… y bien formado cuerpo… estaba completamente como vino al mundo en la soledad del baño. Mierda, no podía dejar de pensar en ella, en lo que estaría haciendo, no sabía la razón, quizás porque era un hombre pero esa no era razón tampoco para pensar en semejantes cosas, mejor el se empezaba a cambiar y a secarse para que no lo viera desnudo al salir y quizás mientras hacía eso se le pasaban esos pensamientos impropios que su mente le pasaba por su imaginación.

Comenzó a desabrocharse los botones de su camisa uno a uno lentamente manteniendo su mente igual ó más blanca que las sabanas que poseía su cama, poco a poco la sacó y la lanzó al suelo, en una esquina donde no molestara a nadie y que luego pudiera llevar a la lavandería de la casa para su debida limpieza, aunque en si nada le costaba a él lavarlas y restarle el trabajo a sus empleadas, aunque estaba el problema de que si su padre se enteraba de eso estaría en grandes problemas. Hmmm, pensar en lo que hacía su padre era buena distracción para evitar pensar en Julieta, y así, llenándose de rabia por lo que hacía su progenitor se retiraba cada prenda de ropa, su camisa inferior, aquella prenda blanca, ya su piel pectoral, de ese color trigueño estaba a la vista, luego se quitó esos finos guantes de sedas y junto a la camisa del mismo color lo lanzó dejándolos todos arrugado en el mismo sitio en donde cayó la otra prenda, antes de seguir con su pantalón volteó a mirar a la puerta del baño y se quedó un momento volviendo a suspirar pero esta ve no era un aire pesado como si se hubiese librado de un gran problema, sino un aire de amor, un aire de ilusión de querer estar con ella, de poder tenerla entre sus brazos y entregarle todo lo que podía dar, pero sabía que para que eso sucediera iban a tener que recorrer un largo y difícil camino y estaba muy seguro de eso. Julieta….. No podía sacarla de ninguna parte de su ser, ya ella había firmado su nombre en el completamente, bueno casi completamente.

Nuevamente volvió a prestar su atención completamente en lo que debía hacer que era cambiarse lo más rápido posible porque según él Julieta no iba a tardar en salir e iba a ser muy penoso que lo viera en ropa interior o en el peor de los casos desnudo, no eso si que no podía pasar, así que con gran prisa tomó desabrochó sus botas e igualmente las dejó en el mismo lugar, posteriormente ahora si empezó a quitar su pantalón y así seguido sus bóxer y se cubrió con una toalla mientras buscaba ahora una ropa para poner en su persona, pero, otra cosa pasó que captó su atención, un gran sonido proveniente del baño, por instinto su cuerpo hizo para ir hasta allá aun sabiendo que estaba Julieta, quería ir pero se retenía, estaba angustiado por saber que pasó pero a la vez tan apenado en como podía ver a Julieta, es más como lo iba a ver ella, él simplemente tenía una toalla cubriendo su parte intima…. Al diablo la pena, deseaba saber que fue que pasó, la angustia de pensar que Julieta pudiera estar inconsciente, o por otra parte mal herida, no podía vivir si a ella le pasaba algo sabiendo que el podía evitarlo con gran facilidad.

Corriendo y dando gracias a que se ató la toalla con bastante fuerza se acercaba a la puerta y sin pensarlo 2 veces la abrió buscando con su mirada a Julieta para finalmente ver el desorden de cosas, mientras que en su mente estaba extrañado, la puerta había estado abierta por lo general ó por lo que pensó debía estar cerrada con seguro, que más daba debía era preocuparse por su amada, no por ese detalle, nuevamente con la mente en el desorden del suelo empezaba a seguirlo hasta encontrarse con el cuerpo de Julieta en el suelo mirando hacia la puerta, lo primero que notó fue el cuerpo de ella cubierto por sus mojadas prendas interiores, y como era de esperarse se sonrojó un poco y tenía la intención de irse pues no veía que había pasado nada malo, que fue un error el haber irrumpido así hasta que el olor a hierro invadió su olfato y con rapidez miró como la nuca de la chica estaba sangrando, eso no podía ser se había lastimado, y eso no era todo, su preocupación estaba dividida en 2, la primera y principal era el estado de Julieta y la segunda era que su instinto masculino se fallara y se notara algo que no debía notarse. Julieta ¿Qué pasó? ¿Estás bien? Exclamaba mirando el charco de sangre, también notando lo ida y débil que estaba, nuevamente sin pensarlo tomó la toalla con la que se iba a cubrir la fémina y se la colocó en donde estaba la hemorragia haciendo presión para que dejara de sangrar, claro que no iba a ser tan fácil pero iba a resultar y conociendo la regeneración natural que tenían los vampiros esa herida no iba a tardear en cerrarse, no iba a ser necesario ningún medico.

Mirándola a los ojos unos minutos mientras aun le hacia presión a su herida la beso con suavidad, no podía tener esos labios en frente y no besarlos, y más después de llevarse semejante susto, al finalizar el beso sin darle ninguna importancia al estado de desnudez de ambos la cargó y la llevó a su cama aun con aquella toalla tapándole la herida, no se la iba a quitar sino dentro de un rato cuando ya esa herida no soltara ni una gota de sangre más, cuando la acostó la puso de costado y el se acostó frente de ella para admirar sus ojos completamente, esos ojos que lo cautivaron tanto desde el principio. Ten más cuidado no me vuelvas a dar estos sustos, pensé que te había pasado algo malo. Con ese susurro se dio paso a besarla nuevamente, pero este fue uno corto y muy suave, Ahora Descansa, yo te cuidaré Después de semejante golpe debía hacerlo, no la iba a dejar así en ese estado a su casa, así debiera pasar la noche con él….. No podía ser nuevamente esos pensamientos estaban regresando y si seguían así se mostraría eso y no lo quería….. mejor se calmaba y pensaba en otra cosa… No quería pasar semejante vergüenza con ella, ya todos esos rasgos fuertes y dominantes se habían quebrado al estar al lado de ella…. Ahora sus pensamientos se habían desviado a otro lado, ya no estaban en esos sucios, ahora estaban centrado en la belleza de su rostro y su sonrisa otra vez, pero en esos pensamientos se escapó unas palabras que no debía salir a flote y esa fue Julieta te amo…. Con ese susurro terminó de sonrojarse un poco más y quedarse callado como un muerto sin saber que pensar o que hacer después de eso, estaba helado, solo le quedaba esperar que no le molestara que haya dicho eso, creía ó más bien afirmaba que fue muy pronto para decirlo pero ya no había marcha atrás, tenía que esperar su reacción…..



Romeo C. Montesco
Montesco
Montesco

Dinero : 64
Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 12/01/2012

Hoja de personaje
Fuerza:
1/25  (1/25)
Inteligencia:
1/25  (1/25)
Agilidad:
1/25  (1/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Botón de amor, un hermoso florescer [Julieta Capuleto]

Mensaje por Julieta Capuleto el Sáb Abr 07, 2012 4:54 pm

Bien, dedme el premio a la más estupida... definitivamente este no era mi noche. Todo esta pasando y demasiado rapido para que yo lo pudiera asimilar... y para el colmo, mi cuerpo seguía en huelga junto a mi cerebro... ¿Así como podía buscar una forma de salirme de este atolladero?
Seguí con la vista fija en la puerta, esperando a no se... que el seguro se pusiera solo o que santa claus entrara por ella... andaba de lo más atolondrada que incluso esto ultimo quizás podría suceder....
La puerta se abrió, pero no fue santa claus quien entró si no Romeo, lo cual era lo más lógico del mundo después de todo el desastre que había provocado en su baño... y con el hecho de que no habia puesto seguro...
Me miró y le devolví la mirada de forma avergonzada y mis mejilas se tiñeron de rojo cuando ví que las suyas adquirieron el color rosado de las flores y hacía amago de darse la vuelta, por lo que fue en ese momento que me percate de mi semidesnudes y la de la suya... aparté la mirada y trate de incorporarme, pero un leve gemido de dolor brotó de mi garganta y me quedé quieta, tratando de enfocar la mirada ya que mi visión se habia vuelto levemente borrosa. En un abrir y cerrar de ojos Romeo ya estaba junto a mi y me colocaba la toalla en mi nuca, por donde brotaba la sangre. Cerré los ojos suavemente y volví a quejarme al sentir fuertes punzadas en mis sienes y en mi parte porterior de la cabeza.
-Yo solo...no recuerdo que fue lo que sucedió, creo que resbalé... en verdad lo siento-respondí suavemente cuando me pregunto si estaba bien y lo miré a los ojos con una sonrisa tímida, aunque me sorprendió sentir sus labios sobre los mios sin embargo le correspondí suavemente. Sus labios definitivamente eran tersos y dulces, llenos de amor...
¿Pero que rayos estaba pensando? Quizás el golpe fue más fuerte de lo me habia imaginado, ya estaba viendo cosas donde no debía verlas...
En un abrir y cerrar de ojos Romeo me tomo en sus brazos cuidando no retirarme la toalla y me llevó al dormitorio. Lo miré con sorpresa y mis mejillas se tornaron rojas cuando ví a donde me llevaba
-Estoy bien, en serio.... no necesitas... -me callé abruptamente, por que ya estaba en su cama de un costado y el se acosto frente a mí para sujetar la toalla con firmeza y así evitar el sangrado.
Por un momento me olvidé de todo, me olvide que los dos estabamos casi desnudos y que no debería de estar aqui en casa de los Montescos, mucho menos en el dormitorio de uno de ellos, pero no sabia que clase de poder hipnotico poseían los azules ojos de Romeo que con solo mirarlos fugazmente, provocaban que me olvidara de todo. Me beso nuevamente y esta vez le respondí con un poco más de sinceridad, aunque dicho beso fue breve pero no por eso menos tierno. Lo miré con mis ojos verdes reluciendo timidamente y le sonreí de forma agradecida, por todas las preocupaciones que me brindaba y por todo lo que le estaba haciendo pasar.
-Lo siento... deberías de estar en la fiesta disfrutando de ella y en cambio solo te hago perder el tiempo, en verdad lo lamento-susurré quedamente-En verdad te agradezco todo lo que estas haciendo por mí y por querer cuidarme, pero tu deberias estar disfrutando allá abajo y yo no debería estar aquí-y a pesar de las fuertes punzadas que me cruzaban en la cabeza al moverme, aun así trate de moverme y ponerme en pie. Mientras más rapido saliera de allí, más pronto regresaría la cordura y podría olvidar todo esto y seguir mi vida como realmente era...
Aunque eso era una real mentira, jamás podría olvidar a Romeo ni aunque viviera 100 años sin verle... con haberle conocido aquel día en el barranco fue más que suficiente para que su tierna mirada quedara arraigada en mi escencia y jamás se desprendiera de ella...
Quedé completamente paralizada al escuchar las palabras que me dedicó y voltee a verlo con sorpresa mientras mis mejillas se iban ruborizando suavemente
¿Me amaba? Eso no era posible... seguramente habia escuchado mal
Pero de nuevo sus ojos me confirmaban lo que ya sus palabras me habian dicho y no pude más que creerle...
Yo no sabía lo que era el amor, jamás habia sentido nada por el estilo en mis 21 años.... sin embargo, si de algo estaba segura, era que Romeo se habia colado dentro de mi sin autorización y se habia establecido eternamente en mi corazon
Si eso era el amor, entonces era el sentimiento más desesperante y desgarrador nunca antes experimentado.... pero tambien era el mas noble y tierno de todos
Le sonreí con timidez y posee mi mano en su suave mejilla, lentamente bajandola por su mentón, cuello y hombros dandole suaves caricias con la yema de mis dedos, como deseando grabarme cada parte de su cuerpo de forma táctil. Después detuve mi recorrido en su torso desnudo y dejé mi mano suavemente apoyada alli, sin borrar aun la sonrisa de mi rostro y sin desviar ni un solo segundo mi mirada de sus ojos.
-Yo... creo que también-musité suavemente y eso provocó aun más mi sonrojo




Juliet:




Mini-Julietita

Julieta Capuleto
Capuleto
Capuleto

Dinero : 128
Mensajes : 501
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Hoja de personaje
Fuerza:
4/25  (4/25)
Inteligencia:
5/25  (5/25)
Agilidad:
5/25  (5/25)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Botón de amor, un hermoso florescer [Julieta Capuleto]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:00 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.